Poemas cortos para niños – Hermosas Poesias infantíles
Califíca este artículo

La poesía es una de las grandes maneras de enseñar a los niños. No solo es un excelente medio para brindar información, sino que a los niños también les encantan los poemas porque dejan volar su imaginación a través de ellos. La recitación y memorización de poesía es una actividad divertida en la que puedes involucrar a tu hijo, y en esta oportunidad queremos dejarte algunos poemas lindos, divertidos y con rimas para niños. Así que es una idea genial que puedas seguir leyendo este blog y te animes a recitar los poemas que te mostramos aquí junto a tus niños.

Poemas cortos para niños

Lo primero y más importante a considerar es cómo seleccionar un poema para niños. Para eso, debe tener en cuenta que el objetivo de presentarle poesía a un niño es ayudarlo a apreciar y cultivar cierta admiración hacia la poesía. Es importante seleccionar un poema que sea fácil de recordar y entender para ellos. Los poemas cortos son una de las mejores opciones para comenzar porque los niños pueden memorizarlos y disfrutarlos fácilmente. Hoy hemos recopilado algunos poemas divertidos y con rimas para su hijo o poemas muy cortos para niños que también tienen un gran valor educativo para sus hijos, para que puedas disfrutar de ellos y puedas disfrutar de un día lleno de poemas junto a tus niños.

El cordero de Maria

María tenía un corderito,

Su vellón era blanco como la nieve,

Y por donde iba María

El cordero estaba seguro de ir;

Él la siguió a la escuela un día.

Eso estaba en contra de la regla,

Hizo reír y jugar a los niños,

por ver un cordero en la escuela.

Y así lo expulsó el Maestro,

Pero aun así se quedó cerca,

Y esperé pacientemente,

Hasta que apareció María;

Y luego corrió hacia ella, y puso

Su cabeza sobre su brazo,

Como si dijera: “No tengo miedo …

Me protegerás de todo daño “.

“¿Qué hace que el cordero ame tanto a María?”

Los niños ansiosos lloran …

“Oh, María ama al cordero, ya sabes”

El Maestro respondió:

“Y tú, cada animal suave

En confianza puede atar,

Y haz que sigan tu llamada,

Si siempre eres amable “.

Corderito

Corderito mío,

suavidad callada,

mi pecho es tu gruta,

de musgo afelpada.

carnecita blanca,

tajada del una,

lo he olvidado todo pro hacerme cuna.

Me olvide del mundo,

y de mi no siento

mas que el pecho vivo

con que te sustento.

Y sé de mi sólo

que en mi te recuestas.

Tu fiesta, hijo mio,

apago las fiestas.

Mi mamá

Mi mamá es muy buena, dulce y cariñosa,

siempre me regala su sonrisa hermosa.

Mi mamá es la luna,

Mi mamá es el sol,

Mi mamá son todas las estrellas

con su resplandor.

Pequeña estrella

Brilla brilla pequeña estrella

Brilla brilla pequeña estrella,

Cómo me pregunto lo que eres.

Por encima del mundo tan arriba,

Como un diamante en el cielo.

Brilla brilla pequeña estrella,

¡Cómo me pregunto lo que eres!

Cuando el sol ardiente se ha ido,

Cuando nada brilla,

Entonces muestras tu pequeña luz,

Brilla, brilla, toda la noche.

Brilla brilla pequeña estrella,

¡Cómo me pregunto lo que eres!

Entonces el viajero en la oscuridad

No podía ver qué camino tomar,

Gracias por tu pequeña chispa;

Si no brillaste tanto.

Brilla brilla pequeña estrella,

¡Cómo me pregunto lo que eres!

En el cielo azul oscuro te mantienes,

Mientras que a través de mi ventana,

Y nunca cierras el ojo.

Hasta que el sol esté en el cielo,

Brilla brilla pequeña estrella,

¡Cómo me pregunto lo que eres!

Luna, lunera

Luna lunera de cara crecida,

pareces de plata, de plata fina.

Ay luna lunera, carita de miel,

pronto en n cohete te iremos a ver.

Mi gato es gordo 

Tengo un gato llamado arturo,

Que come todo el día,

Y nunca quiere jugar.

Ni siquiera con un juguete chillón,

Tampoco con nada que se mueva.

Pero es el gato mas hermoso,

Que nadie podría tener.

Poesía de los transportes

En la época de los castillos se viajaban un montón,

pero no se iba en coche,

ni en moto ni en avión.

La princesa iba en carroza,

tirada por cuatro caballos,

con su vestido rosa,

le ayudaban sus lacayos.

El caballero viajaba veloz como un rayo,

cruzando bosques,

montando en su caballo.

Cosas Pequeñas

Pequeñas gotas de agua,

Pequeños granos de arena,

Hacen el poderoso océano

Y la tierra agradable.

Así los pequeños minutos,

Por más humildes que sean,

Hacen las edades poderosas

De la eternidad.

Llevan el alma lejos

Desde el camino de la virtud.

Lejos en el pecado para desviarse.

Pequeñas obras de bondad,

Pequeñas palabras de amor,

Ayuda a hacer feliz a la tierra

Como el cielo lo es arriba.

El niño que nunca dijo una mentira

Una vez hubo un niño pequeño,

Con pelo rizado y ojos agradables.

Un chico que siempre decía la verdad.

Y nunca, nunca dijo una mentira.

Y cuando se fue a la escuela,

Los niños de todo le dirian,

“Ahí va el chico de cabeza rizada …

El chico que nunca dice una mentira “.

Y todos lo amaron así,

Porque siempre decía la verdad.

Que cada día, a medida que crecía,

Le decian, “Ahí va la juventud honesta”.

Y cuando la gente que estaba cerca

Volvería a preguntar por qué.

La respuesta sería siempre esta:

“Porque nunca dice una mentira”.

Rosita de abril

Aquella rosita

nacida en abril

quería casarse con un alhelí.

Irá de padrino su tío el jazmin,

e irán a la boda claveles cien mil

vestidos de blanco, verde y carmesí.

Amor entre hermanos y hermanas

Cualquier pelea molesta la calle,

Debería haber paz en el hogar;

Donde moran las hermanas y se encuentran los hermanos,

Las peleas nunca deben venir.

Las aves en sus pequeños nidos concuerdan;

Y es una vista vergonzosa,

Cuando los hijos de una familia se ven

Caer y reprender y luchar.

La violeta 

Abajo en una cama verde y sombreada.

Una modesta violeta creció;

Su tallo se dobló, agachó la cabeza.

Como si se escondiera de la vista.

Y sin embargo, era una flor encantadora,

No hay colores brillantes y claros;

Podría haber adornado una glorieta rosada,

En lugar de esconderse allí.

Sin embargo, allí estaba contento de florecer,

En tintes modestos arreglados;

Y allí difundió su dulce perfume,

Dentro de la sombra silenciosa.

Entonces déjame ir al valle,

Para ver esta bonita flor;

Que yo también pueda aprender a crecer.

En dulce humildad.

Una despedida

Mi hija más hermosa, no tengo una canción para darte;

Ninguna alondra podía conducir a cielos tan opacos y grises;

Sin embargo, antes de que partamos, una lección puedo dejarte

Para cada día.

Sé buena, dulce doncella, y deja que sea inteligente;

Haz cosas nobles, no las sueñes todo el día:

Y así haz la vida, la muerte, y que vasta para siempre.

Los días del mes

Treinta días tiene septiembre,

Con Abril, junio y noviembre;

De veintiocho solo hay uno.

Todos los demás tienen treinta y uno,

La bondad de los animales

La luna brilla sobre el campo,

Sopla un poco de brisa,

Las hojas del rábano son crujientes y verdes,

Las lechugas están creciendo.

El búho está en el arbusto de hiedra,

Con ambos ojos un guiño;

El conejo sacude su pequeña cola,

Y lo sienta, pensando …

“¡Oh! ¿Dónde están todos los dormitorios?

¿Y están las ranas volando?

¿Nadie vendrá a jugar conmigo?

¿Qué están haciendo todos?

Pobre conejito, completamente solo.

No dejes que el maestro te conozca;

Te disparará con su pequeña arma.

¡Y alegremente él te comerá!

Mi hermano pequeño

Como cualquier niño puede ser,

él es el hermano más dulce.

Que alguna vez pudiste ver.

Cuento los hoyuelos en sus manos.

Una docena de veces al día,

Y muchas veces me pregunto cuando se arrulla.

Lo que le gustaría decir.

Me peino sobre su cabeza …

Él no tiene pelo,

Debe ser frío sin el, y sin embargo

Él nunca parece importarle.

Es tan bueno verlo patear,

Él tiene unos pies tan bonitos.

Mi primer amor

Una tierra allí está más allá del mar.

Que nunca he visto

Pero Johnny dice que me llevará allí.

Y seré una reina.

Él construirá para mí un palacio allí.

Su techo será de paja.

Y tendrá un pequeño porche.

Y todo a juego.

Y me dará un jardín verde.

Y me dará una corona.

De flores que aman la madera y el campo.

Y nunca crecer en la ciudad.

Y seremos tan felices allí,

Y nunca, nunca parte.

Y seré la reina más grande.

La reina del corazón de johnny.

Entonces, Johnny, hombre tu pequeño bote.

Navegar por el mar;

Solo hay lugar para el rey y la reina.

Para Johnny y para mi.

Y, Johnny querido, no tengo miedo.

De cualquier viento o marea,

Porque siempre estoy a salvo, querida,

Si estas a mi lado.

No olvides dejar tu comentario acerca de los poemas cortos para niños que te mostramos anteriormente…