El oido humano es el órgano de la audición y el equilibrio que detecta y analiza el sonido por transducción o la conversión de ondas de sonido en impulsos electroquímicos, y mantiene la sensación de equilibrio. Aquí en este blog queremos contarte información sobre el oído humano, sobre sus partes, los nombres de cada parte y sobre su estructura, para que puedas conocer acerca de este órgano tan importante de nuestro cuerpo.

¿Qué es el oido?

El oído humano, como el de otros mamíferos, contiene órganos de los sentidos que cumplen dos funciones que son muy diferentes entre si, una es la del oído y la otra es la del equilibrio postural y la coordinación de los movimientos de la cabeza y de los ojos. Anatómicamente, la oreja tiene tres partes distinguibles: el oído externo, medio e interno. El oído externo consiste en la porción visible llamada aurícula, o pinna, que se proyecta desde el costado de la cabeza, y el conducto auditivo externo corto, cuyo extremo interno está cerrado por la membrana timpánica, comúnmente llamada tímpano. La función del oído externo es recoger ondas de sonido y guiarlas a la membrana timpánica.

El oído medio es una cavidad angosta llena de aire en el hueso temporal. Está atravesado por una cadena de tres huesos diminutos: el martillo, el yunque y el estribo, llamados colectivamente osículos auditivos. Esta cadena osicular conduce el sonido desde la membrana timpánica hasta el oído interno, que se conoce desde los tiempos de Galeno como el laberinto. Es un sistema complicado de conductos y cavidades llenos de líquido localizados en las profundidades de la parte rocosa dura del hueso temporal. El oído interno consta de dos unidades funcionales, por un lado esta el aparato vestibular, que consiste en el vestíbulo y los canales semicirculares, que contiene los órganos sensoriales del equilibrio postural; y por otro lado esta la cóclea similar a un caracol, que contiene el órgano sensorial de la audición. Estos órganos sensoriales son terminaciones altamente especializadas del octavo nervio craneal, también llamado nervio vestibulococlear.

Estructura del oido humano

El oído humano es una de las partes más notables del cuerpo humano, no solo por la belleza y la improbabilidad de su estructura, sino también por su notable sensibilidad a los sonidos. Desde un punto de vista anatómico, el oído se divide convencionalmente en tres partes: el oído externo, el medio y el interno.

Oído externo

El oido externo comprende la pabellón auricular (orejuela), que está hecha de una placa contorneada de cartílago flexible que se extiende como un tubo casi cerrado un tercio del camino hacia abajo del canal auditivo. Este tercio externo es de unos ocho milímetros de largo, y tiene pequeños pelos que apuntan hacia afuera para formar una línea de defensa contra pequeños animales que se arrastran hacia adentro. Las raíces de los pelos producen aceites que se mezclan con las secreciones de las glándulas sudoríparas cercanas para formar la base de la cera. Los dos tercios profundos del canal auditivo tienen una pared ósea con una piel delgada y bastante frágil que carece de glándulas. En el otro extremo del canal auditivo y estirado a través de él está el tímpano, que forma el límite entre las orejas media y externa.

Oído medio

El oido medio esta formado por el tímpano que es un círculo de piel fina de aproximadamente ocho a nueve milímetros de diámetro. A pesar de su nombre, no es plano como la piel de un tambor, sino que es ligeramente cónico con los lados curvos inclinados hacia adentro. El tímpano tiene tres capas, la primera es externa y esta en contacto con el conducto auditivo profundo, la capa externa está cubierta con una capa delgada de piel, la segunda capa es la interna que está en continuidad con el revestimiento del oído medio, y consiste en células bastante planas que tienen la capacidad de transformarse en el tipo de células que recubren la nariz y los senos paranasales, y la capa intermedia del tímpano es muy importante y consiste en fibras elásticas dispuestas como los radios de una rueda y en círculos de modo que esta capa es como una red de trampolín con muelles. El oído medio se encuentra profundamente en el tímpano y es un espacio lleno de aire que contiene tres huesos pequeños (osículos), que conectan el tímpano con el oído interno. Estos huesos se llaman martillo, yunque y estribo debido a su parecido con estos objetos. El martillo tiene un mango y una cabeza, y el mango se encuentra dentro de las capas del tímpano.

El martillo y el yunque están soportados en el oído medio por varias membranas y ligamentos, lo que minimiza su peso, les permite moverse con facilidad y les proporciona un suministro de sangre. Desafortunadamente, esto deja solo un pequeño espacio para el paso de aire desde el oído medio hacia el ático. A través del oído medio está el nervio facial que sale del cerebro y tiene que atravesar el cráneo para abastecer los músculos de la expresión facial, es decir, los músculos para fruncir el ceño, guiñar el ojo, sonreír, etc. A través del tímpano se encuentra el nervio que transporta el gusto desde los dos tercios frontales de la lengua (el chorda tympani). Este nervio está en camino de unirse al nervio facial en el oído medio, donde ‘engancha’ un ascensor de vuelta al cerebro.

Por ultimo hay dos músculos pequeños en el oído medio, uno que se encuentra en la parte delantera (tensor timpánico) y está sujeto en la parte superior del mango del martillo, que tiene la función de hacer comer y tragar sea un evento menos ruidoso.

Oído interno

El oído interno es probablemente la pieza más compleja del cuerpo, ya que hace posible la audición convirtiendo el sonido en impulsos eléctricos que luego viajan a lo largo del nervio auditivo (nervio acústico o nervio auditivo) hasta el cerebro. El oído interno también juega un papel importante en el equilibrio. Las porciones de equilibrio del oído interno pueden detectar la aceleración de la cabeza en cualquier dirección ya sea en línea recta (lineal) o torciendo y girando (angular). Las señales eléctricas que surgen en respuesta al movimiento de la cabeza pasan a lo largo del nervio de equilibrio (nervio vestibular), que a su vez se une con el nervio auditivo para formar un haz único que luego ingresa el cerebro.

La parte del oído interno que realmente escucha es la cóclea que es un tubo hueco en espiral ubicado en el hueso muy denso llamado laberinto óseo (parte del hueso temporal petroso. Este tubo está lleno de líquido, que es muy similar al fluido corporal general (linfa) y al que rodea el cerebro llamado perilinfa. Dentro de la perilinfa hay otro tubo en forma de triángulo en espiral llamado conducto coclea que contiene las importantísimas “células ciliadas”, que convierten el sonido en electricidad. Estas células ciliadas están dispuestas en dos grupos que siguen las espirales del conducto coclear y en espiral hacia arriba desde la base hasta el ápice. Hay una sola fila de células ciliadas internas que se encuentran más cerca del núcleo de la cóclea (modiolo), y tres o cuatro filas de células ciliadas externas, que están más lejos. Cada célula capilar tiene un grupo de pequeños pelos rígidos (estereocilios), que se proyectan desde la superficie superior más gruesa de la célula hacia el líquido especial que llena el conducto coclear. Este fluido se llama endolinfa y es notable porque tiene una carga eléctrica fuertemente positiva asociada a él y es rico en potasio.

Las células ciliadas en sus filas se agrupan junto con sus células de soporte en el órgano de Corti. Esta es una pequeña cresta que se apoya en una membrana delgada y muy flexible llamada membrana basilar. La membrana basilar forma el piso del conducto coclear triangular. El techo inclinado es otra membrana muy delgada (membrana de Reissner) y la pared lateral es una región engrosada rica en vasos sanguíneos (la estría vascular). Esta estructura es responsable de mantener la composición de la endolinfa bastante inusual y muy importante.

Adyacentes a la base de las células ciliadas están los nervios que llevan impulsos al cerebro (los nervios aferentes). Las células ciliadas externas tienen nervios adheridos a ellas, pero la mayoría son nervios que provienen del cerebro (los nervios eferentes). Los nervios auditivos viajan hacia adentro, junto con el equilibrio y los nervios faciales, a través de un canal en la parte interna del cráneo para alcanzar el tronco cerebral . Esta parte del cerebro se ocupa de muchas funciones automáticas, como pulso, presión arterial, estado de alerta general, equilibrio, etc.

Imágenes del oido humano

Aquí les dejamos algunas imágenes que les serviran para interpretar toda la información que les brindamos aquí y para completarla a la perfección.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No olvides dejar tu comentario acerca de la información que les brindamos aqui en este blog…