La Batalla de Caseros, comenzó el día 3 de Febrero del año 1852, tuvo lugar en el Palomar, en Caseros. Fué un enfrentamiento que llevó al fin de el conflicto entre el centralismo y el federalismo, y termina con el control del puerto de Buenos Aires, entre una de las principales consecuencias.

Imágenes de la Batalla de Caseros

Se enfrentaron el Ejército de la Confederación Argentina, liderada por Rosas, quien fué derrotado por el Ejército Grande, que estaba compuesto por fuerzas de Uruguay, Brasil, las provincias de Corrientes, Entre Ríos y Santa Fé, como también por unitarios exiliados dirigidos por Urquiza.

A continuación te dejamos 25 imágenes para que puedas imprimir, descargar y para colorear.





En el mapa que dejamos a continuación se puede ver como realizaron las marchas las diferentes fuerzas que se enfrentaron en la Batalla de Caseros.

Dibujos de la Batalla de Caseros





La imagen que vemos a continuación, representa a Urquiza, comandando el ataque.

Imágenes de la Batalla de Caseros para colorear

 








Personajes que participaron en la Batalla de Caseros

Los personajes más importantes de la Batalla de Caseros, se pueden dividir en dos fuerzas, las atacantes y las defensoras.

Las fuerzas atacantes, estaban lideradas por Justo José de Urquiza, con más de 24.000 hombres, Bartolomé Mitre y Domingo Faustino Sarmiento, son algunos de los jefes de las tropas, constituídas por brasileños, uruguayos y argentinos.

Las fuerzas defensoras, lideradas por Juan Manuel de Rosas, acompañado por los jefes Jerónimo Costa, Martiniano Chilavert e Hilario Lagos.

Resumen de la Batalla de Caseros

Para situarnos en la problemática que antecede a la Batalla de Caseros, debemos tener en cuenta las guerras civiles en las que sucedían en Argentina desde 1814, donde se enfrentaban el partido federal y el centralismo .

El centralismo o también llamado Partido Unitario, buscaba un gobierno centralizado de las Provincias Unidas de el Río de la Plata, llamadas así luego del triunfo de la Revolución de Mayo en 1810. Buscaban centralizar el gobierno nacional, estableciendo a Buenos Aires, como capital debido a los recursos económicos, tomando decisiones que sean subordinadas a las provincias, como también buscaban la libre navegación de los ríos, que permitiera comercializar con los países industrializados de Europa, posibilitando la exportación de materias primas y la importación de productos industriales.

Éstas ideas colocaban en conflicto a los centralistas contra los federales, que buscaban limitar la acumulación de poderes en el centro político de la Nación, conservando la autonomía de las provincias.

La Batalla tuvo lugar en el Palomar, Caseros, el día 3 de febrero de 1852, donde se enfrentaron el Ejército Grande, liderado por Justo José de Urquiza, y el Ejército de la Confederación Argentina, liderado por Juan Manuel de Rosas, que eran las fuerzas porteñas.

El enfrentamiento solo duró seis horas, donde los ejércitos batallaron, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires, más específicamente en la estancia de la Familia Caseros, en donde se encuentra el Colegio Militar de la Nación, concluyó con el triunfo de el ejército Grande por sobre las fuerzas Rosistas.

Rosas fue mal herido en su mano derecha, y se logro su renuncia a su cargo de Gobernador de Buenos Aires, luego emprendió su regreso en un barco británico y se exilió en Gran Bretaña.

El triunfo de esta Batalla, dió inicio al tan anhelado camino hacia la organización constitucinal del país, por la cual hacía 20 años que venían luchando contra la oposición de Juan Manuel de Rosas, que presentaba su renuncia año tras año y no era acepatada, hasta que en 1851, con el Pronunciamiento de Urquiza, acepta la renuncia de Rosas, lo cual implicó una declaración de guerra.

Ante la derrota y exilio de Rosas, Urquiza entra triunfante a Buenos Aires, intalandose en la residencia que era de Rosas en Palermo, desde donde comienza las negociaciones con los gobernadores de las diferentes provincias. Finalmente se determina la libre navegación de los ríos interiores, llevando a una comercialización que favorece a Uruguay, Brasil, Corrientes y Paraguay, inicializando una etapa de insertar a la Argentina en los mercados mundiales, con las exportaciones e importaciones, que estaban limitadas por Rosas.